En Peak Performance, por ejemplo, para el mundo deportivo (atención plena, tiempo de reacción, capacidad respiratoria, variabilidad del ritmo cardiaco etc).