Dietas personalizadas
Dietas
hábitos nutricionales sportmedicine
Hábitos nutricionales

¿QUÉ INCLUYE EL SERVICIO DE HÁBITOS NUTRICIONALES?

Realizamos un estudio previo sobre el hábito nutricional de cada paciente en el cual se valoran factores como intolerancias, patologías como pueden ser la diabetes o la hipertensión, gustos, horarios de ingestas, etc. Además calcularemos tanto el consumo del metabolismo basal del organismo (consumo energético que tiene el organismo  en reposo para mantener las funciones básicas vitales como las constantes vitales, regular la temperatura corpral, nutrir la demanda energética de la masa muscular, activar el sistema inmunológico, etcétera) como del metabolismo total (consiste en la suma del gasto metabólico basal con la energía adicional consumida, necesaria para hacer frente a las actividades cotidianas o el ejercicio físico realizado). Dicho consumo energético se medirá en Kilocalorías (Kcal), siendo una unidad de energía térmica equivalente a 1.000 calorías (cal) o 4,1868 kilojulios (Kj).

Una vez realizado el previo estudio, procederemos a elaborar un plan de alimentación personalizado, el cual se irá modificando periódicamente, según los resultados obtenidos en su respectivo seguimiento (cada 2-3 semanas) tal y como incluye el servicio trimestral, con el objetivo de conseguir que cada paciente aprenda a llevar por sí solo una alimentación saludable, que pueda adaptarla a su actividad diaria.

Diseñaremos 2 planes de nutrición distintos, los cuales habrá que aplicar en función de la actividad física diaria requerida (dependiendo si es intensa o por el contrario trata de un ejercicio leve o inactividad completa).

Aplicaremos una propuesta para los días de "entrenamiento intenso" y otra para los días de "descanso o trabajo aeróbico moderado" ya que el consumo energético será distinto (dependiendo de la demanda que se exija mediante el ejercicio físico, el aporte deberá ser mayor para cubrir las posibles necesidades nutricionales, sin que se produzca ninguna carencia o déficit alimenticio).

Este servicio incluye un feedback continuo ante cualquier consulta y/o datos relevantes obtenidos en el proceso (los cuales se detallarán en distintos informes con mediciones y gráficas), solventando de esta forma cualquier duda que pueda surgir, además del seguimiento realizado (mediciones y pesaje) cada 15-21 días y modificaciones de dieta a lo largo del trimestre que se irán produciendo.

¿EN QUÉ CONSISTE ESTE SERVICIO DE HÁBITOS NUTRICIONALES?

El servicio nutricional consiste en planificar y organizar las ingestas de nutrientes (macronutrientes y micronutrientes) en las cantidades óptimas y necesarias para cada caso en concreto, atendiendo a todo tipo de población; ya sean deportistas de élite, amateur, población general con objetivo de pérdida de peso y % graso, aumento de masa muscular (hipertrofia), cubrir los déficit o carencias nutricionales (Anemia, Proteínas, Magnesio, Vitaminas...)

En Sportmedicine realizamos un plan de hábitos nutricionales basado en los principios de la pirámide alimenticia mediterránea, como podemos ver en la revista española de cardiología (1), teniendo como objetivo principal cuidar de la salud entendiendo como los pilares de esta, la alimentación, el ejercicio, el descanso y los aspectos psicológicos. Para establecer un plan individualizado realizaremos una valoración previa del IMC completa a través de la tecnología aportada por InBody ( bioimpedancia ), donde se obtendrán los parámetros de :

  • Peso
  • % Graso
  • % Muscular
  • % Agua
  • Minerales
  • Tasa metabólica (metabolismo basal) 
  • Nivel de grasa visceral
  • Relación cintura-cadera
  • Grado de obesidad
  • Peso objetivo (cuanto ganar o perder de músculo, grasa...)

Además, calcularemos el metabolismo total, teniendo en cuenta el ejercicio realizado y la intensidad a la que lo practica el paciente (frecuencia de actividad semanal y el consumo energético equivalente diario) para así poder elaborar un plan de alimentación personalizado en el que se aportan los nutrientes y energía necesaria para obtener los resultados deseados (pérdida de peso, tonificación, hipertrofia, rendimiento deportivo, etc.), además de evitar posibles problemas de salud, manteniendo un estado de forma físico óptimo con total bienestar.

Imagen 1: Pirámide alimenticia mediterránea.

Recuperado de: https://www.revespcardiol.org/es-dieta-mediterranea-prevencion-delaenfermedad-cardiovascular-articulo-S0300893213002492

No nos gusta utilizar la palabra “Dieta” (dietas de choque o rápidas, uso de batidos, barritas y otros productos como sustitutivos de comidas, dietas restrictivas de macronutrientes como la  cetogénica o Dukan, protocolos de ayuno prolongados no supervisados etc. )

Dentro de nuestros servicios de nutrición, existen distintas posibilidades (siempre manteniendo la filosofía que os venimos contando), en las cuales es el cliente quien escoge siempre los tipos de recomendaciones o pautas que más se acoplen a sus hábitos nutricionales.

Por un lado, ofrecemos un plan de alimentación estricto el cual se rige por tener que consumir alimentos concretos en las cantidades exactas (pesando cada uno de los alimentos). Viene a ser la forma más exacta de calcular el aporte real de energía que aportamos al organismo (Kcal) y el reparto de nutrientes en el día a día, asegurando así los resultados al 100%.

Por otro lado, ofrecemos unas pautas más flexibles, indicando los grupos de alimentos que se deben consumir durante el día, indicando las tomas y las horas de ingestas (pero es el usuario quien decide qué tipo de alimento escoge, dentro de las posibilidades que le facilitamos). Si escogemos esta opción, tenemos la posibilidad de seguir pesando los alimentos a ingerir, o en cambio, si a alguien se le hace complicado o imposible, introduciremos cantidades tipo o medidas estándar para que cada usuario pueda llevar el control de lo que ingiere (aunque al no ser exacta la ingesta y el consumo total de Kcal, el aporte calórico y el reparto de nutrientes es subjetivo).
 

NUTRIENTES (MACRONUTRIENTES Y MICRONUTRIENTES)

Se define el término nutrientes como elementos o compuestos químicos que se encuentran en los alimentos.

Los nutrientes son los encargados de aportar energía a nuestro organismo para poder cubrir las actividades cotidianas de manera adecuada y obtener bienestar. Para ello, es necesario obtener ciertas sustancias que han de proceder de alimentos, ya que nuestro organismo no es capaz de producirlas de forma intrínseca.

Los nutrientes se dividen en macro y micro nutrientes.

Los macronutrientes son aquellos capaces de proporcionarnos energía (calorías) y “material de construcción” para los tejidos. A su vez, estos los dividimos en tres grupos principales los cuales son, hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Por otro lado, encontramos los micronutrientes encargados de intervenir en diferentes procesos fisiológicos en el organismo. En este caso se dividirán en  minerales y vitaminas.

¿QUÉ ES UNA DEFICIENCIA O UNA CARENCIA NUTRICIONAL?

Cuando nos encontramos con una deficiencia el organismo no adquiere los nutrientes suficientes para que se lleven a cabo de manera correcta los procesos fisiológicos que sostienen la salud y la vida. Cuando existe una deficiencia, los órganos y tejidos desarrollan problemas que, con el tiempo, pueden ser graves.

Podríamos hacer una distinción entre deficiencia y carencia.

  • Carencia: falta de un nutriente determinado, el cual induce a una situación más grave.
  • Deficiencia: Se ve reflejado en un cansancio físico y mental, una sensación de falta de bienestar o una facilidad para contraer infecciones o desarrollar otras enfermedades. Los síntomas de deficiencia son muy variables, pues dependen del nutriente en cuestión y de la persona.

PRINCIPALES CAUSAS DE UNA DEFICIENCIA DE NUTRIENTES

  • Alimentación monótona o reduccionista
  • Productos industriales y ultraprocesados
  • Necesidades nutricionales especiales
  • Restricción energética prolongada o excesiva
  • Ciertas enfermedades o patologías
  • Uso inadecuado o crónico de estimulantes
  • Estrés ( cortisol )

CÓMO RECONOCER LOS SÍNTOMAS DE UNA CARENCIA NUTRICIONAL

Los primeros síntomas de deficiencia suelen ser generales y a menudo no se cae en la cuenta de su relación con la alimentación. Por ejemplo, mantener una sensación de cansancio o apatía, pensando que la causa es debida a un exceso de estrés o falta de sueño.

Mostrar debilidad en el sistema inmune, siendo recurrentes a  contraer resfriados e infecciones, aspectos que también se suelen asociar al estrés u otros factores, y no a una carencia nutricional.

Para obtener un diagnóstico real de deficiencia nutricional deberemos de realizar distintos análisis de sangre específicos. En ellos las deficiencias más comunes suelen ser déficit de macronutrientes como las proteínas o micronutrientes como el magnesio, hierro,  ácido fólico, vitamina B12 o Vitamina D.

(1) A. Bach-Faig, E.M. Berry, D. Lairon, J. Reguant, A. Trichopoulou, S. Dernini, et al. Mediterranean diet pyramid today. Science and Cultural updates. Public Health Nutr, 14 (2011), pp. 2274-2284

Dietas

Realización de un plan de alimentación personalizado y adaptado a los requerimientos de cada paciente

Más información

Hábitos nutricionales

Aplicamos un estudio sobre el hábito nutricional con un seguimiento trimestral y realización de planes de alimentación periódicos con el objetivo de conseguir que el paciente aprenda a llevar una alimentación saludable y que pueda adaptarla a su actividad diaria.

Este servicio incluye seguimiento continuo ante cualquier duda, seguimiento y pesaje cada 15-21 días y diferentes cambios de dieta a lo largo del trimestre.

Más información