Este tipo de terapia se encarga de estimular las fuerzas de autorregulación del organismo.

El objetivo del terapeuta es liberar las fascias para que el organismo pueda llegar a su equilibrio normal.

Trastornos como mareos, lumbalgias o cólicos, pueden tener su foco en las fascias.