Surge a partir del descubrimiento de que los huesos de la cabeza tienen cierta movilidad al no estar soldados sólidamente y tienen un micromovimiento. Su tratamiento se realiza en base a una gran concentración y sensibilidad del terapeuta, donde se manipulan estos huesos desbloqueándolos y favoreciendo el movimiento.