Este tipo de osteopatía se basa en que todas las visceras tienen movimiento y éste es producido a partir del diafragma, del propio movimiento visceral y de la movilidad visceral.

Los problemas de origen visceral son tratados mediante un trabajo del diafragma y una reeducación de las cadenas musculares.

Osteopatía visceral Madrid

Con la osteopatía visceral pretendemos alcanzar el objetivo de recuperar la movilidad de los diferentes sistemas que funcionan en el cuerpo. El movimiento es una parte esencial para que podamos mantenernos sanos.

En primer lugar, debemos comprender que el cuerpo humano funciona como un todo, estando conectado en todos los sentidos. Cuando una de sus funciones no actúa como es debido, afecta al resto de las áreas, provocando efectos negativos en la salud. De ahí la importancia de realizar ciertas técnicas que ayudan al cuerpo a despertar su capacidad de curarse por sí solo.

Las vísceras también poseen esta capacidad de movimiento para cumplir con las diferentes funciones que deben realizar. De igual forma,  cuando existe alguna afección de dicha movilidad en las zonas mencionadas, es necesario realizar un tratamiento para liberar la tensión y vuelva a cumplir con su función.

La osteopatía visceral nos permite corregir estas disfunciones, ayudando a que los órganos puedan funcionar de manera correcta y aliviando las molestias que puedan producir.

Osteopatía visceral y adherencias intestinales

Las adherencias intestinales aparecen debido a alguna cirugía, una inflamación en la zona del abdomen o, incluso, debido a problemas surgidos del sistema nervioso producidos por graves síntomas emocionales.

Son como bridas o cordones que hacen que diferentes partes del intestino queden unidos como por una especie de tejido, como si se tratase de una cicatriz. Este problema debe ser erradicado cuanto antes, consiguiendo que los intestinos que están pegados o unidos entre sí, vuelvan a disponer de su total movilidad e independencia.

Las adherencias provocan otro tipo de problemas de salud, como pueden ser:
Obstrucción intestinal, cólicos, problemas digestivos o calambres en la zona abdominal. Para poder restablecer el buen funcionamiento de estos órganos, la osteopatía visceral nos aporta un tratamiento eficaz que mejora los síntomas producidos por este problema de salud.

Osteopatía visceral del hígado

El objetivo principal de trabajar la osteopatía visceral, es poder dotar al órgano de un equilibrio y que pueda realizar su movimiento con total libertad y de forma correcta.

El hígado es parte fundamental para que haya un equilibrio y un funcionamiento adecuado de todos los sistemas. De ahí que, cuando haya síntomas de una posible disfunción, hay que realizar el tratamiento adecuado para devolver a este órgano su capacidad de recuperar su funcionalidad de forma correcta.

Siempre bajo la supervisión de un osteópata profesional, el uso de esta técnica nos permite ayudar a que el hígado retome sus funciones.

Osteopatía visceral estómago

El estómago es una parte esencial dentro del conjunto de los sistemas y estructuras que hay dentro de nuestro cuerpo. El estómago es parte de los órganos que entran en juego en lo que conocemos como la digestión, por lo tanto su función resulta esencial para que el cuerpo se encuentre en un estado de salud adecuado.

Algunos síntomas como reflujo, dolor o acidez nos dicen que el estómago está sufriendo y que probablemente haya algún tipo de problema al que haya que poner solución. Con la osteopatía visceral de estómago logramos que recupere la movilidad perdida para que pueda realizar su trabajo de forma adecuada.

Contacta con nosotros si necesitas terapia de osteopatía visceral en Madrid.