Se trata de un tipo de inmovilización parcial que permite al paciente cierta movilidad de cara a retomar la movilidad de la zona afectada, pero de una manera controlada, sin necesidad de inmovilizar totalmente evitando la pérdida funcional que ello supone.